Los CFD son instrumentos complejos y presentan un gran riesgo de perder dinero rápidamente debido al apalancamiento. El 75% de las cuentas de pequeños inversores pierde dinero cuando opera con CFD de este proveedor. Debes estar seguro de comprender cómo funcionan los CFD y saber si puedes asumir el riesgo de perder tu dinero.
US Español

¿Podemos inflar la deuda pública?

Por Capital.com Research Team

09:25, 23 November 2021

 ¿Podemos inflar la deuda pública?

La deuda pública es una gran noticia en estos momentos. Los legisladores están lidiando con el techo de la deuda de EE.UU. y tienen sólo semanas para acordar el aumento de la cantidad total de dinero que el gobierno de EE.UU. está autorizado a pedir prestado. Si no lo consiguen, podría surgir una crisis financiera, con el gobierno incapaz de financiar sus obligaciones, incluyendo la Seguridad Social, Medicare y los intereses de la deuda nacional. 

En el Reino Unido, la deuda nacional se sitúa en el 98,8% del PIB, y el gobierno acaba de anunciar una subida de impuestos que rompe con el manifiesto para apoyar la financiación de los servicios sociales. Mientras tanto, la deuda pública italiana se sitúa en el 160% del PIB. La UE está estudiando la posibilidad de cambiar permanentemente las normas presupuestarias que fijan un límite de deuda nacional del 60% del PIB. 

Desde que estalló la pandemia, las estimaciones de la OCDE sugieren que los gobiernos se han endeudado por valor de 18 billones de dólares, y muchos países han alcanzado ratios récord de deuda respecto al PIB. Pero, ¿qué significan estas cifras en la práctica? ¿Importa el aumento de la deuda nacional? ¿Y cómo pueden los gobiernos empezar a hacer mella en sus déficits? 

DEUDA PÚBLICA SOBRE EL PIB EN DICIEMBRE DE 2020

El peligro del déficit 

El primer punto que hay que aclarar es la diferencia entre la deuda pública y el déficit. El déficit es la diferencia entre los ingresos y los gastos del gobierno en un solo año. La deuda pública es una suma mucho mayor. Está formada por la cantidad total adeudada, acumulada a lo largo de los años, y suele citarse como proporción del PIB. 

Cuando la relación entre la deuda y el PIB alcanza niveles elevados, los inversores comienzan a cuestionar la capacidad del gobierno para devolver la deuda y empiezan a exigir tipos de interés más altos. Uno de los efectos más peligrosos de la deuda pública es una crisis de endeudamiento como la de Grecia que siguió al crack financiero de 2007-2008, cuando se necesitó un rescate de terceros para cumplir con las obligaciones.

En algunos casos, los gobiernos se ven incluso obligados a incumplir sus deudas. Esto se vio en Argentina en mayo de 2020, cuando el gobierno dejó de pagar 500 millones de dólares a los acreedores, lo que supuso su noveno impago. 

DEUDA PÚBLICA DE GRECIA EN RELACIÓN CON EL PIB, GRÁFICO HISTÓRICO

Reducir la deuda

Un alto nivel de deuda pública es un problema importante y una patata caliente política. ¿Cómo pueden los gobiernos resolver sus problemas de deuda? Una opción es fomentar un mayor crecimiento económico. A medida que las economías crecen, la proporción de la deuda con respecto al PIB disminuye, reduciendo el riesgo de una crisis de la deuda o de un impago. 

Gracias a los efectos de la capitalización, incluso un crecimiento económico modesto puede marcar la diferencia. Si la inflación y el crecimiento son ambos del 1,5%, el PIB nominal sería un tercio más alto después de sólo una década. 

Otra opción es la austeridad, que significa recortar el gasto público o aumentar los impuestos para frenar el déficit. Esto es políticamente impopular en el mejor de los casos, y puede resultar inviable en el panorama post-pandémico, con grandes presiones sobre la asistencia sanitaria y demandas populares para aumentar el salario de los trabajadores clave del sector público. Otro enfoque es el aumento de los impuestos. El gobierno del Reino Unido acaba de introducir un aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social, aunque esto ha sido recibido en muchos sectores con aullidos de indignación.

¿Podemos inflar la deuda pública?

Queda otra opción. A primera vista, parece relativamente indolora: inflar la deuda. Las altas tasas de inflación reducen el valor real de la deuda, lo que permite a los gobiernos, en efecto, pagar las deudas utilizando dinero que vale menos que cuando lo pidieron prestado originalmente. 

Esto se ha empleado con éxito en el pasado, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el Gobierno del Reino Unido vio reducida su deuda de posguerra de forma significativa - se necesitó una alta inflación muy sostenida para conseguirlo. En las décadas de 1940 y 1950 se registraron tasas de inflación medias de alrededor del 4,5%. 

ETH/USD

3,585.61 Price
+13.960% 1D Chg, %
Tarifa nocturna posición alcista -0.0616%
Tarifa nocturna posición bajista 0.0137%
Horario tarifa nocturna 21:00 (UTC)
Diferencial 6.00

XRP/USD

0.54 Price
+4.370% 1D Chg, %
Tarifa nocturna posición alcista -0.0753%
Tarifa nocturna posición bajista 0.0069%
Horario tarifa nocturna 21:00 (UTC)
Diferencial 0.01168

BTC/USD

69,359.15 Price
+5.050% 1D Chg, %
Tarifa nocturna posición alcista -0.0616%
Tarifa nocturna posición bajista 0.0137%
Horario tarifa nocturna 21:00 (UTC)
Diferencial 106.00

Gold

2,426.34 Price
+0.440% 1D Chg, %
Tarifa nocturna posición alcista -0.0192%
Tarifa nocturna posición bajista 0.0109%
Horario tarifa nocturna 21:00 (UTC)
Diferencial 0.50

Estas bajaron ligeramente al 3,5% durante los años 60, pero siguen estando muy por encima de los niveles aceptables de las principales economías actuales, que suelen ser del 2%. En las décadas de 1970 y 1980 se produjo una enorme inflación, con tasas medias del 10% que alcanzaron un máximo del 24% en 1971. Y como los valores reales cayeron, la deuda nacional se desplomó desde un máximo de posguerra del 250% del PIB hasta el 50% en 1975. 

GRÁFICO HISTÓRICO DE LA TASA DE INFLACIÓN DEL REINO UNIDO

Con una tasa de inflación del 5,4% en EE.UU., y con la Reserva Federal de EE.UU. planeando comenzar a reducir su programa de flexibilización cuantitativa (QE), ¿podríamos estar ante otra era de inflación de la deuda pública? 

Los costes de la inflación

La respuesta corta es que probablemente no. El primer gran problema es que una mayor inflación significa que los inversores suelen exigir tipos de interés más altos, lo que aumenta el coste del servicio de la deuda pública.

La independencia de los bancos centrales y los objetivos de inflación también han complicado esta estrategia. Los Estados Unidos, la UE y el Reino Unido mantienen objetivos de inflación del 2%. Esto significa que la desbocada inflación del 20% de los años 70, que erosionó las deudas de la posguerra, debería ser cosa del pasado. También vale la pena recordar que, aunque la inflación reduzca el valor real de la deuda, también aumenta los costes nominales a los que se enfrentan los gobiernos: una mayor inflación conlleva mayores exigencias salariales. 

El Ejército de EE.UU. y el Servicio Nacional de Salud (NHS) del Reino Unido son dos de los cinco mayores empleadores del mundo, lo que significa que las subidas salariales pueden provocar un mayor gasto e incluso un aumento del déficit. Además, muchos gobiernos están expuestos a la deuda ligada a la inflación Estos bonos ligados a la inflación aumentan su valor durante los periodos inflacionistas. Se emiten como gilts indexados en el Reino Unido, valores protegidos contra la inflación del Tesoro (TIPS) en EE.UU., bonos indexados a la inflación en la India y bonos de rendimiento real en Canadá. 

Alrededor de una cuarta parte del endeudamiento público del Reino Unido es deuda vinculada a la inflación, lo que significa que el aumento de las tasas de inflación provoca un aumento de los costes del servicio de la deuda para una parte importante de la misma.

Perspectiva a largo plazo

¿Dónde nos deja todo esto? La pandemia dio lugar a un estímulo fiscal sin precedentes en los países en vías de desarrollo y, a medida que el polvo se asienta, los gobiernos se enfrentan a la cuestión de cómo hacer frente a una deuda mayor. 

Como inflar la deuda ya no es una opción creíble, los gobiernos tendrán que buscar estrategias alternativas, y la subida de impuestos parece la más probable. Los demócratas de la Cámara de Representantes de EE.UU. han presentado recientemente planes para aplicar un impuesto adicional a las rentas altas y aumentar los tipos máximos del impuesto sobre las ganancias de capital. 

En la práctica, es poco probable que estas reformas se aprueben, aunque la reciente subida de impuestos en el Reino Unido puede ser una señal de lo que ocurrirá en otros lugares. Y si inflar la deuda pública parece una estrategia inviable, podemos estar seguros de que los responsables políticos estarán muy atentos a las altas tasas de inflación. Un período de impuestos más altos y de tipos de interés más elevados podría ser la señal. 

 

Preguntas frecuentes

¿Cómo se reduce la inflación la deuda?

La inflación significa un aumento general de los precios de los bienes y servicios, y normalmente también de los ingresos. En un periodo de alta inflación, los prestatarios siguen debiendo la misma cantidad de dinero sobre el papel, pero tienen unos ingresos nominales más altos para pagar la deuda. Aunque el nivel nominal de la deuda parece el mismo, su valor real ha disminuido. 

¿Cómo funciona la inflación de la deuda?

Al igual que otros prestatarios, los gobiernos se endeudan. Cuando la inflación es alta, el dinero se vuelve menos valioso: un billete de 50 libras esterlinas se compra menos hoy que hace un año. El efecto de la inflación sobre la deuda significa que los gobiernos pueden, en teoría, pagar sus deudas con dinero que vale menos que cuando lo pidieron prestado. 

Cómo resolver el problema de la deuda pública

Una de las mejores formas de gestionar una elevada carga de deuda es fomentar el crecimiento económico. La deuda pública suele medirse en función de la relación entre la deuda y el PIB. Un mayor crecimiento incrementa el PIB nominal, reduciendo el ratio deuda/PIB con el tiempo.

Pero este enfoque lleva tiempo, y fomentar el crecimiento económico es más fácil de decir que de hacer. Otra opción es la austeridad, es decir, recortar el gasto público o aumentar los impuestos para frenar el déficit. Pero, ¿hay ganas de hacerlo, dada la tensión post-pandémica? Las dos opciones restantes son poco prometedoras: inflar la deuda o entrar en mora. 

Rate this article

Capital Com es un proveedor de servicios de solo ejecución. El material proporcionado en este sitio web tiene únicamente fines informativos y no debe ser entendido como consejo de inversión. Cualquier opinión proporcionada en esta página no constituye una recomendación de Capital Com o sus agentes. No representamos ni garantizamos la exactitud o completitud de la información proporcionada en esta página. Si confía en la información proporcionada en esta página, lo hace bajo su propio riesgo.  

¿Aún estás buscando un bróker de confianza?

Únete a más de 610,000 traders de todo el mundo que eligen operar con Capital.com

1. Crea y verifica tu cuenta 2. Realiza un depósito 3. Detecta oportunidades de trading